Campo de aplicación de la terapia craneosacral

Las posibilidades de aplicación del tratamiento craneosacro son múltiples. Estos son algunos ejemplos en los que la terapia craneosacral ha demostrado ser particularmente efectiva:

  • estrés y sus consecuencias
  • enfermedades psicosomáticas
  • depresión, desequilibrios mentales
  • miedos, ataques de pánico
  • trauma físico o emocional
  • consecuencias de accidentes o caídas
  • condiciones postoperatorias y condiciones de dolor
  • fibromialgia y otros trastornos de dolor crónico
  • migraña, dolor de cabeza
  • molestías del hombro y de la espalda, escoliosis
  • tinnitus
  • trastornos de la ATM, regulación de los dientes
  • oblicuidad pélvica, molestia ciática y sacroileitis
  • trastornos del sistema nervioso central, p. ej. enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, apoplejía y otros
  • profiláctico para promover la paz interior, la concentración y la resiliencia