Tratamiento craneosacral

La terapia craneosacral es un tratamiento muy suave que funciona al nivel físico, emocional y mental. Al equilibrar el ritmo craneosacral, se inicia un proceso de autorregulación que contribuye a un flujo más libre de la energía vital. El tratamiento alcanza al ser humano en su totalidad. Funciona a nivel fisiológico, pero también engloba aspectos mentales o emocionales que se han enraizado en los tejidos y, por lo tanto, persisten como "memoria celular" o memoria de procedimiento.

A través de un tacto suave y consciente con las manos, la terapeuta inicia y acompaña un proceso de autorregulación, a menudo muy sutil, en el organismo del cliente. Es esencial darle tiempo al cuerpo para equilibrarse y regularse a su propio ritmo natural. Por lo general, las sesiones se perciben como nutritivas y profundamente relajantes, con una sensación de ligereza, silencio y bienestar.

Los efectos en la salud se suelen sentir como:

  • mayor vitalidad y alegría de la vida
  • alivio del dolor
  • sueño reparador
  • equilibrio emocional y estabilidad mental