Autorregulación

El organismo humano es un sistema coherente de cuerpo, mente y espíritu, donde ritmos variados coexisten e interactúan. La respiración, la circulación de la sangre, las hormonas, el ritmo craneosacral o el sistema nervioso, entre otros, se caracterizan por un cambio constante entre la expansión y la contracción, relajación y tensión, carga y descarga.
Un organismo sano se distingue por una buena capacidad de oscillar entre estos polos. Si esta capacidad está desequilibrada, se forman síntomas compensatorios para ligar el exceso de energía y restablecer el equilibrio dinámico (homeostasis).
Tanto en el tratamiento craneosacral como en Somatic Experiencing® el enfoque básico es permitir al cuerpo a recuperar su capacidad natural para oscillar de nuevo. El Realineamiento Espiritual® y los métodos de sanación espiritual también proporcionan impulsos poderosos para activar y restablecer la autorregulación.

Así se apoya la capacidad del organismo para autoregularse. La clave para la sanación se encuentra en el "plan de tratamiento interno" inherente al propio cuerpo. Él sabe exactamente qué lo ha alterado y qué necesita para equilibrarse. El terapeuta inicia este proceso del cliente y lo acompaña con su presencia. Cuanto menos se haga, manipule o dirija, mejor podrán ser los poderes de autosanación inherentes al cuerpo.

Para la reorganización del organismo es esencial que el cuerpo pueda seguir su propio ritmo natural, que es necesario para la autorregulación, para encontrar un nuevo equilibrio más libre durante la sesión o después. Por lo general, el nuevo orden que nace de la autorregulación se puede integrar más fácilmente y de forma permanente.

Algunas veces, en este proceso pueden surgir - al igual que sucede el agravimiento inicial de la homeopatía, las denominadas crisis de sanación, es decir que inicialmente los síntomas reaparecen de nuevo, antes de la mejoría. Yo lo comparo con el aire polvoriento durante la limpieza de la casa, en el cual ya se puede anticipar la nueva frescura y limpieza.

En los tratamientos entrarás en contacto con la fuerza de vida fundamental, desde la cual la sanación ocurre, en la medida en que sea armonioso y posible para ti. Yo le apoyaré en el desarrollo de la conciencia de este poder vital, que les mostrará soluciones para un orden nuevo y más libre en su vida y que les permita vitalidad, transformación y crecimiento.