Origen de la terapia craneosacral

La terapia craneosacral surgió de la osteopatía y desde entonces se ha convertido en un método independiente.

El Dr. Andrew Taylor Still (1828-1917) dio a conocer la osteopatía en 1874.
Su alumno William Garner Sutherland (1873-1954) desarrolló la osteopatía craneosacral. Descubrió una pulsación ondulatoria del sistema craneosacral que permea todos los tejidos del cuerpo, con el líquido cefalorraquídeo que lleva la matriz espiritual originaria para la salud, la denominada "Respiración primaria".
El doctor John Upledger (nacido en 1931) introdujo la terapia craneosacral en la década de 1970.

En su trabajo, Dr. Rollin Becker y más tarde Franklyn Sills y Jim Jealous se dedicaron sobre todo al aspecto espiritual, la Respiración primaria, y por lo tanto contribuyeron significativamente al desarrollo de la terapia biodinámica craneosacral. Este trabajo muy suave y sutil funciona sin manipulación y proporciona un espacio en el qual el principio regulador básico inherente puede ser efectivo.