¿Como sucede?

Después de una conversación preliminar y una sintonía con el Realineamiento inminente se mide el cuerpo para cualquier asimetrías y desequilibrios.

Luego sucede el Realineamiento Espiritual. Se realiza en segundos y sin tocar el cuerpo, solo por el poder espiritual.
Esto a menudo da lugar a una relajación y corrección en el cuerpo del cliente tratado, pero se extiende mucho más de lo que es visible desde el exterior. De nuevo, se mide el cuerpo.

Luego, se realiza un tratamiento de sanación de acuerdo con las necesidades individuales. Activa el potencial de autosanación y armoniza el cuerpo, el alma y el espíritu. Además, ayuda a disipar viejas tensiones y contaminaciones (metales pesados, etc.) y a integrar el nuevo nivel de energía más facilmente.
Una instrucción de meditaciones sanadoras para la vida cotidiana, para fortalecer aún más el proceso de autosanación, completa el tratamiento.

El Realineamiento Espiritual es único y no necesita repetirse.

Porque sanación es la transformación en el espíritu de cada individuo. Así los humanos pueden cogestionar el proceso de sanación. Esencial para esto son la propia forma de vida, los pensamientos de fortalecimiento y los sentimientos saludables, que pueden promoverse y fortalecerse individualmente con ejercicios regulares.